viernes, junio 24, 2005

Carta y pedido de audiencia

A: Dña. Secretaria de Estado de Inmigración y Emigración, Lic. Consuelo Rumi
Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración
José Abascal, 39
Madrid
91 363 70 00 91 363 16 51
De: Grupo de Nietos de Españoles
Fecha: 21 de Junio de 2005

Somos un grupo formado por nietos de españoles que, tal como lo hicieron nuestros abuelos, necesitaron emigrar para forjarse un futuro mejor y brindar a su familia una vida digna. En el caso de nuestros abuelos eligieron países que los acogieron e integraron inmediatamente sin siquiera solicitar la nacionalidad de destino. Algunos de nosotros estamos hace 5 años aquí y todavía tenemos, entre otras, limitaciones a la hora de trabajar.
Esta carta nace como producto de los inconvenientes y trabas con las que nos hemos encontrado antes y después de regularizar nuestra situación (obtener nuestro permiso de trabajo) en España como nietos de españoles.
Hemos vislumbrado esperanza y reconocimiento a nuestros derechos por primera vez en enero de 2003 cuando se concedió a los nietos de españoles el derecho a acceder a la nacionalidad española solo después de haber cumplido un año legal en España. Pero este punto en la práctica no satisface nuestras expectativas, ya que para justificar dicho año de residencia legal solo cuenta la residencia con permiso de trabajo, no así la de estudiante ni ningún otro tipo de residencia. Y hasta el momento, a pesar de que la ley nos otorga una cierta preferencia, tenemos las mismas dificultades que cualquier extranjero al solicitar un permiso de trabajo y residencia en España. De hecho, algunos de nosotros hemos estado hasta más de 3 años para poder solicitarlo.
Nos dirigimos a Ud. ya que hasta el momento no hemos visto ningún cambio en lo que se refiere al reconocimiento de los derechos de nietos de españoles en la legislación española. Hasta ahora los únicos puntos referentes a nietos de españoles/as mencionados en la legislación española se refieren a:
concesión de nacionalidad española luego de haber cumplido un año legal en España (BOE, Nº 14/2003)
no se tendrá en cuenta la situación nacional de empleo cuando el contrato de trabajo o la oferta de colocación vaya dirigido a los hijos o nietos de español de origen (artículo 40 de la Ley Orgánica 4/2000 reformado por la Ley Orgánica 14/2003 y Reglamento aprobado por Real Decreto 864/2001)
Visados para la búsqueda de empleo para hijos y nietos de español de origen (articulo 82 del Reglamento de la Ley de Extranjería)
Basándonos en esta falencia hacemos las siguientes propuestas:
Sobre nuestra ciudadanía.
Que se modifique el Código Civil, según el contenido del acuerdo adoptado en el II pleno del IV mandato del Consejo General de la Emigración, reiterado también en el acuerdo del III pleno .
Sin perjuicio de esto, y mientras esa modificación no se produce, que se otorgue la ciudadanía española al nieto que así lo solicite automáticamente al año de residencia, tal como dice la Ley, contando el mismo desde el momento en que la solicitud de permiso de residencia fuese aprobada. Decimos automáticamente porque como el trámite de ciudadanía española demora alrededor de dos años desde la fecha de inicio, nos vemos obligados a hacer paralelamente los dos trámites, el de ciudadanía y el de renovación de tarjeta, para que ese plazo de espera no nos provoque la caída en un estado de ilegalidad. Además del tiempo y el esfuerzo que esto conlleva, queda claro que si la concesión de la ciudadanía española se cumpliera en tiempo y forma, se evitaría la acumulación de expedientes de trámites de renovación de tarjeta innecesarios, con el consiguiente alivio administrativo. Por otra parte, si la ley exige un año de residencia legal, ese año debería también ser válido en el caso de nietos con permiso de estudiante o reagrupados, no solo para los que tienen permiso de trabajo.
Sobre el permiso de trabajo
Que se suspenda inmediatamente la restricción de zona y actividad que sufren la mayoría de los nietos que hoy mismo están en España. Si se parte del texto del art. 40 de la Ley orgánica 4/2000 mencionado anteriormente, si no se tiene en cuenta la situación nacional de empleo al momento de hacerse la oferta de colocación, tampoco debe restringirse a una actividad o zona determinada el permiso ya otorgado. Además, que se unifiquen los plazos y procedimientos para la tramitación de los permisos de trabajo y residencia en toda España, ya que son distintos según cada comunidad.
Sobre el visado de búsqueda de empleo
En principio, que este visado se reglamente de una manera práctica y sencilla, que los Consulados Españoles tengan la información necesaria y que el trámite no implique la demora de entre 6 meses y un año que implica normalmente la solicitud de un visado de empleo.
Además consideramos que el plazo de tres meses que se plantea en el Reglamento debería extenderse a un año, ya que es sabido que entre la entrada a España con un visado hasta la obtención de la documentación que permite ser contratado transcurre un tiempo cercano a los dos meses, lo que dejaría al nieto sin la posibilidad de buscar empleo seriamente.
Aprovechamos también esta oportunidad para solicitar a esta secretaría nos informe acerca de los proyectos de reglamentación de este visado, para poder proponer las acotaciones que consideremos necesarias
Sobre el acceso a la información
Que se organice una oficina, departamento o repartición del Gobierno Español, en relación directa con los Consulados, de información específica para los nietos, no solo acerca de los trámites necesarios para residir en España o para la recuperación de la ciudadanía, sino que además sirva de ayuda para la búsqueda de documentación de nuestros abuelos aquí en España.
Anexo a estos 4 puntos específicos de nuestra situación como nietos, queremos también proponer que se permita la reagrupación de los familiares directos del residente, especialmente de los hijos menores, de manera inmediata.
Es ridículo y además discriminatorio que por un lado los menores residentes en España tengan derecho a la educación y a la salud, pero no a tener su documentación en regla, aunque sus padres sí la tengan. De la misma manera, es contrario a toda lógica que los cónyuges de personas con permiso de trabajo y residencia inicial tengan que esperar a la renovación del mismo para ser reagrupados, y un año mas para que se les otorgue la autorización para trabajar. Esta situación es claramente violatoria de todos los derechos de los menores y de las familias. En el proceso de la solicitud debería incluirse los datos de los familiares directos a los cuales el interesado piensa reagrupar, habida cuenta que la decisión de emigrar es un plan familiar.
Como verá, nuestras peticiones no escapan a la ley vigente, ya que hasta que no se nos reconozca el derecho a la nacionalidad de forma directa, nos vemos sujetos a la Ley de Extranjería. Consideramos injusto el período que se nos pone de prueba ya que nuestros compatriotas, los ciudadanos españoles en gran medida, no han sufrido ni sufren esta situación en nuestros países de nacimiento.
Nos da gusto convivir en España con tantos nietos y bisnietos de innumerables países europeos, pero al mismo tiempo nos preguntamos: ¿por qué tenemos menos derechos si nuestros propios abuelos eran españoles?
Creemos que ya es hora que se haga justicia con los nietos de los emigrantes en España.
Hemos leído su CV y estamos en conocimiento de su labor y trayectoria y estamos seguros que estos temas que tanta tristeza nos causan, se encauzarán y que nos ayudará a recuperar lo que durante tantos años les fue quitado a nuestros abuelos por el sólo hecho de no tener que comer en este país o por ser perseguidos políticos.
Por esto y por un futuro de conversaciones le estamos agradecidos.
También queremos expresar que las consecuencias de lo anteriormente expuesto tiene un precio espiritual y anímico muy alto sumado a un coste económico muy elevado teniendo en cuenta los billetes de avión para buscar los visados, los abogados, en algunos casos psicólogos y principalmente la ayuda económica que desde aquí brindamos a nuestros padres, madres, abuelos y abuelas, los cuales en la mayoría de los casos son ciudadanos españoles, quienes han puesto toda su esperanza en sus hijos/nietos, es decir, la proyección de sus vidas, quienes todavía, como se ha dicho anteriormente, contamos de hecho (repetimos, porque de derecho sí las tenemos) con las mismas dificultades que cualquier otro inmigrante que decide forjarse un futuro mejor en España.
Por todo esto, los abajo firmantes, miembros del Grupo Nietos Esperando, le solicitamos una audiencia a la brevedad posible, para poder tratar estos puntos que tanto nos preocupan.
Agradeciendo su atención, la saludan,



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?